Páginas vistas en total

martes, 25 de septiembre de 2012

Bertone, El Rey y el Premio Godó

"Reconocer el valor de las palabras e impulsar a aquellas personas, entidades  jurídicas e instituciones que contribuyen con su trabajo creador a desarrollar los valores humanos de la solidaridad (...) haciendo uso de la palabra en todas sus manifestaciones".  La importancia de la "palabra creadora" es la base del premio Conde de Barcelona que , a instancias del Grupo Godo, editor de La Vanguardia, entregaba ayer en Pedralbes el Rey Juan Carlos al cardenal Tarsicio Berrtone.  El acto en si y los discursos pronunciados tanto por Rey, como por el cardenal secretario de Estado o del cardenal de Barcelona , que presentó al premiado, tuvieron un denominador común: la necesidad de personas e instituciones que en momentos de dificultad sepan mantener en alto la esperanza. Con la fuerza de las palabras ofrecieron un discurso de serenidad y concordia; de trabajo por la paz, la justicia y el desarrollo de la madurez ética de la Humanidad. Cada uno de los que intervinieron tuvieron oportunidad de exponerlo con claridad y no pocos guiños entre lineas, teniendo en cuenta que las instituciones allí presentes en el escenario vienen atravesando por dificultades y turbulencias. La Monarquía que no ha gozado de un año tranquilo por causas diversas; la Secretaria de Estado, tras los asuntos vividos con motivo del Vatiliks y el llamado "asunto catalán" tras el Onze de Septembre. Artur Mass acudía al acto una hora después de anunciar las elecciones anticipadas. Pedí a Jordi Pujol un titular. Se sonrió y me dijo: "Tenemos elecciones, amigo, tenemos elecciones" . Un acto es importante, no solo por su puesta en escena, sino también por el momento en el que se lleva a cabo. Y este no pudo tener mejor momento para articular discursos con mesura, prudencia y no poca argucia. 
Junto a todo ello se escenificó en los discursos el fortalecimiento del eje Roma-Barcelona, anotado por todos de forma más o menos clara. Los cardenales Rouco y Cañizares escucharon de labios de Martinez Sistach esta realidad que a veces no comparten. El nuncio se sintió apoyado por la lección que Bertone hizo sobre la importancia de la diplomacia en el mundo. Todos se sintieron apoyados, . El Premio puso el escenario para algo importante y necesario: el fortalecimiento de puentes que unan a estas instituciones, especialmente en momentos de crisis y desamparo. La labor de la Iglesia en esta crisis económica y su mas profunda crisis moral quedo de manifiesto ante un publico variado del mundo de la Iglesia, la cultura, la economía, la educación , y la política catalana. No cabe duda que en estas semanas convulsas por diversas razones y en las que las instituciones han de ser prudentes, el acto de ayer sirvió de aliento a la Iglesia y reconoció la necesidad de continué en la brecha, ofreciendo palabras de sentido, espacios de encuentro y obras que ayuden a paliar las necesidades de los mas pobres. No cabe duda que se trata de un acto cargado de sentido que ha cumplido su misión: señalar caminos y mostrar valores. Un periódico es un mosaico de palabras y ayer pusieron palabras de esperanza en el mapa político, eclesial y cultural de Cataluña, España y Europa. Valió la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario