Páginas vistas en total

jueves, 29 de marzo de 2012

Mis cinco recomendaciones para estos días de descanso que propicia la Semana Santa

Son modestas, pero mías. Algunos me preguntan, me dice ny quieren que les diga...Aquí tenéis mis recomendaciones. No se me alarmen si no les gustan. ¡¡¡ No me hubieran preguntado !!!

Klaus Mann “La danza piadosa” Cabaret Voltaire, 2009
Luisgé Martín: “La mujer de sombra”. Anagrama. 2012
Robert Saladrigas: “ Las voces del boom”. Alfabia. 2011
Franzen: Las correcciones”. Salamandra. 2012
Sybille Lewitscharoff “Apostoloff” Adriana Hidalgo

"Blonde": una novela sobre Marilyn Monroe, de Joyce Carol Oates


Es una novela de ficción, no biográfica, que analiza y discurre acerca de la vida de Norma Jean Baker, Marilyn Monroe. Escrita con gran imaginación y con un seguimiento exhaustivo de la documentación sobre su vida, Oates adorna, de forma sorprendente y creible, los pasajes que acontecieron en su infancia, en su familia, en sus relaciones, en sus matrimonios, en sus rodajes, en sus múltiples sesiones fotográficas, en sus problemas con el alcohol y las drogas y, por supuesto, en su trágico final sobre el que arroja dudas de un complot que implicaría a la familia Kennedy.
Sin duda el personaje de Marilyn Monroe ha dado mucho de sí a lo largo de los años, especialmente en literatura. El libro “Blonde” de Joyce Carol Oates, aunque la define como una novela, trata sobre la vida de Marilyn, pero eso sí de una manera diferente a las demás. Retrata a la artista como una chica joven, que se convertiría en una estrella, pero explotada y con hambre de sentirse segura y querida por aquellos que la rodeaban.Los nombres de las personas más cercanas a ella, están cambiados, por ejemplo James Dougherty, su primer marido, aparece con el pseudónimo de Bucky Glazer. Tanto éxito ha tenido la novela que hasta se hizo una adaptación a una miniserie por CBS e incluso se están planteando llevarlo a la gran pantalla, con Naomi Watts como Marilyn. Me llama la atención cuando se hace referencia a la muerte de Marilyn, ya que la autora refleja que no se trató de un suicidio, sino de un asesinato. Este detalle fue cambiado en la serie, y probablemente también será cambiado en la película, dejando que todos creamos que, efectivamente, Marilyn Monroe murió por un exceso de drogas y lo dejemos en suicidio.

lunes, 26 de marzo de 2012

Mi decálogo sobre las ELECCIONES ANDALUZAS DE AYER, 25 de MARZO


1. No, no se puede empezar un discurso después de las elecciones con esta frase: “En el día de hoy…” Así empezó Arenas en la balconada post electoral. Así empezaba el parte del fin de la guerra: “En el día de hoy…”
2. El socialismo de “la tortilla” perdió en las urnas andaluzas. Faltaban algunos de los integrantes de aquella merienda juvenil que puso en pie el socialismo andaluz a la sombra de Fernández Torres. Unos se han merendado a otros. Griñán, con una nueva élite y con las mismas argucias de siempre gobernará, pese a no haber obtenido la mayoría.
3. Izquierda Unida sube. Era lógico. El castigo de la izquierda por las corruptelas y las “noches toledanas” de los ERE y de lo que te rondaré morena, ha sido castigado por la izquierda. Un adelantamiento normal, previsto. Ya Valderas se encargará de atar bien corto a Gordillo.
4. El comunismo nuevo controlará, y mucho, para que no continúen las corrupciones y para que se limpie la era. Todo poco a poco, pero que no se hagan ilusiones. Allá en donde ha habido coaliciones de IU y PSOE se han tirado los trastos a la cabeza. La militancia será dura y exigente.
5. La derecha del PP, más civilizada que antaño, aún no se ha quitado el lastre de su pasado andaluz. Hay mucho estilo de una derecha rancia aún en los pueblos y ciudades andaluzas. Deberían modernizarse. Rajoy limpió la era, pero en Andalucía dejó el trabajo a Arenas….y a su cohorte de señoritos andaluces.
6. La derecha ha mostrado ser “vaga” a la hora de votar. Se han fiado de las encuestas. Mientras que la izquierda ha llevado a votar a los ancianos y enfermos. Las ambulancias eran fotografía normal en los colegios electorales
7. Preocupa la abstención. Casi la mitad de los andaluces pasan de unos y de otros. “Quieren su pan, su hembra y la fiesta en paz”. Ni uno en Madrid ni otro en Sevilla le dan lo que necesitan: trabajo. El paro crece, la costa se ve asaltada por nuevos especuladores y el interior sigue regido por capitales extraños que no dan trabajo. Hay que buscar nuevos modelos de participación.
8. Los votos de UPyD son una amonestación seria, significativa, que han ido a gritar contra lo que hay. No está mal. Hay que dejar que cada uno se queje como pueda y le dejen
9. Antes se temía que con un gobierno del PP se levantara la alfombra y salieran corruptelas de muchos años de gobierno. Ahora se tema que el PP de Madrid no sea tan complaciente con Andalucía, pero hay que ser francos. No es bueno tanto panorama azul. La dictadura azul del PP es tan mala como la dictadura roja del PSOE. No viene mal evitar la borrachera de poder que haga creer a los chicos de Rajoy que “España es una unidad de destino en lo universal”
10. El ciclo histórico que se creía iba a llegar a Andalucía con la victoria del PP, se ha atemperado. Es un mensaje para Rajoy que a los casi 100 días de gobierno, ha sufrido la primera derrota.

LA DANZA PIADOSA, de Klaus Mann


«Berlín, a mediados de los años veinte: la capital alemana de la diversión y del vicio, la ciudad de los tugurios barriobajeros del Ángel Azul y, al mismo tiempo, la urbe modelo de Metrópolis, fabril, ultra moderna, de ritmo frenético. Pocos lugares en la Europa de entreguerras rezuman semejante potencia intelectual y creativa. La ciudad se ha convertido en un hervidero de genios y bohemios, nuevos ricos y proletarios politizados, mujeres emancipadas y bellezas venales. Tan electrizante como dura, Berlín ha inspirado más de una novela extraordinaria, la primera de todas, Berlín Alexanderplatz, de Doblin. Aunque probablemente ninguna de ellas posea el apasionamiento y el idealismo juveniles de La danza piadosa, de Klaus Mann. Escrita por el hijo mayor de Thomas Mann a los 19 años, respira toda la fascinación del recién llegado escritor en ciernes por la intensidad de la vida berlinesa, los bajos fondos y los placeres prohibidos. Y contiene una fervorosa declaración de principios a favor de los placeres amorosos y contra las convenciones de la moral sexual.»


Biografia


Nace el 18 de noviembre de 1906 en Múnich, hijo de Thomas Mann y Katia Pringsheim, comenzó su carrera literaria en Berlín, donde tras la publicación en 1926 de La danza piadosa (Der fromme Tanz) se le consideró elenfant terrible de la República de Weimar. En 1933, con la llegada de Hitler al poder, abandona su país y comienza su lucha contra el nazismo, convirtiéndose en uno de los máximos representantes de la literatura alemana del exilio. Se instala en los Estados Unidos en 1936 y toma la nacionalidad americana en 1943. Víctima de la droga, depresivo, no encontrará su lugar en la Europa de la postguerra. El 21 de mayo de 1949 Klaus Mann muere en Cannes como consecuencia de una sobredosis de somníferos. Es autor, entre otras obras, de las novelas Mephisto(1936) y El volcán (1939) y de los escritos autobiográficos Hijo de este tiempo (1932) y El punto crítico (1942).

martes, 6 de marzo de 2012

Es bueno, de vez en cuando, practicar el arte de DESALENTAR


Las cosas pierden todo encanto y valor cuando nos arrastran de los pelos y nos llevan a ellas, o cuando nos alejan por la fuerza interesada. Eso pasa cuando queremos e insistimos en que algún amigo lea un libro, escuche una canción o vaya al cine. Háblale de la belleza que alguien o algo ha provocado en ti y no le presiones, no lo arrastres ¡Déjalo libre ¡¡ Esa libertad es su bien más preciado ¡ Al final…buscará el libro del que le hablaste y del que tan solo le dijiste que, de pronto, sin saberlo, tuviste que parar su lectura porque tenías los ojos empapados de lágrimas. Díselo así, como fue, y deja correr el agua. Ya beberá él si quiere. Los gurús de la India y el Tibet solían practicar el arte de desalentar a sus ardientes discípulos en las mañanas. Desanime a alguien y lo volverá al sendero con mayor celeridad, pero cuidado, tampoco haga de un arte propedéutico una costumbre habitual.

Esto me ha enseñado hoy Henry Miller, mi maestro en este mes de marzo

domingo, 4 de marzo de 2012

¡ Dejad los márgenes desembarazados"


Me gustan los libros con amplios márgenes.Prefiero decirlo con palabras de Gracián: “Dejad las márgenes desembarazadas”. Y todo para poder lograr una de las funciones más grandes de la lectura: la reescritura de lo dicho por parte del lector. Así podemos glosarlo. Me agradan los textos de margen amplio, en los que se acurruca la libertad del lector, no amuralla la aldea, sino que la rompe y la predispone a la llegada de otros. Miller hablaba de cómo unos libros le llevaban a otros y cómo esos amplios márgenes son signos de hospitalidad. El ancho de los márgenes ofrece silencios y libertades, participación, al fin y al cabo. He visto márgenes emborronados en libros adquiridos en librerías de viejo. Hay fechas que son hitos de momentos vividos por el lector mientras leía el libro. ¡Cuánto encierran los márgenes de los libros!: aquí una interrogación, allí una admiración, una fecha, incluso un pequeño dibujo o una ensoñación. Ayer, busqué durante media hora un párrafo de Nexus de Henry Miller y escribí simplemente una fecha: 3 de marzo de 2012. Quien encuentre ese libro no sabrá nunca la importancia de la fecha, pero para el lector, en este caso, yo, es el texto sublime que mejor marca las horas vividas en ese dí. Esos márgenes me proporcionaron un momento intenso y lo expresé en una fecha que quedó como espada en la piedra; clavada en su punta, balanceada en su mango. Quedó grabada ahí y quizás algún día pueda poner debajo otra fecha…Y es que los márgenes está ahí como página en blanco. Y me he ido al diccionario y he visto que “página” viene del latín “pango” que significa: acuerdo, pacto que permite la reconciliación. Viene también puede venir de “pagus”, aldea, ámbito compartido
Cada vez cuidamos más las portadas para hacerlas atractivas al lector que va a buscar un libro, pero olvidamos en la edición esa amplitud de los márgenes: anchos, abiertos como el mar. Ahí podemos hacer la glosa y seguir aprendiendo, respondiendo, protestando, aplaudiendo, anotando ye incluso expresando el placer o disgusto de lo escrito…Los márgenes desembarazados son viento de libertad.

viernes, 2 de marzo de 2012

¡Háblame del mar, amigo; háblame del mar ¡


Para G...siempre para el.

El mar....

Una ola acarició su cuerpo, lo cubrió con suave humedad y lo mimó con una inmensa ternura; con susurros de caracolas que solo escuchan conversaciones de quienes se miran con lágrimas en los ojos. Nunca el mar estuvo tan cerca de su alma. Era el mar el que abrazaba su soledad infinita, su mirada quieta, su sonrisa abierta, su mente clara, sus gemidos en la noche, su vacío al despertar. Nunca nadie lo había abrazado así; con tanta fuerza y con tanta libertad. Ni el amor que lo trajo al mundo, ni el amor que lo quiso enderezar por un camino contra el que se rebeló, cambiando su curso, por orgullo, por pundonor, por la ese amor que libera y que roba la libertad. Aquella ola le trajo la libertad y lo introdujo en el excelso mundo de la humana divinidad. Nunca tan adentro alma humana tuvo el sol tan suyo. Nunca nadie entendió tan bellamente el horizonte en el que se una lo humano y lo divino. Aquel horizonte. Aquel amor tan adentro, tan espeso, tan infinito.
Al fondo, el sol nunca estuvo más rojo, más cercano, ni más vivo que aquella tarde en la que sintió que eran tres las soledades: el sol, el mar y su alma a la deriva. De pronto llegó una ola, mensajera de trascendencia, embajadora de plenitud. La esperaba con los brazos abiertos. Y le gritó: “Abrázame; que vengo de la guerra, del duro bregar, de un camino que va al precipicio sin solución” Le sacudió fuerte en el pecho y tuvo un sentimiento de plenitud; y le pidió que volviera una y otra vez; que necesitaba de su arrullo, de su caricia, de sus dedos en la cara, de sus manos en el pecho, de su cuerpo entrelazado. Y dócilmente, como son las cosas naturales, la ola volvió y acarició su cuerpo, y lo envolvió en las húmedas palmas de sus manos y le dio luz, fuerza y vida. Y se sintió lleno. Fue una experiencia inmensa, una experiencia de plenitud.
Hoy quiero que me hables del mar. Soy de tierra adentro; de tierras rojizas magulladas por la sequía que agrieta los adentros y que busca una llovizna agradecida, una otoñada en el invierno. Soy de tierra adentro, acostumbrado al aire plomizo, al bochorno del sol cansino; al agua que no llega, que espera y desespera. Soy de tierra adentro, con las esquinas de la vida faltas de viento, de fuego y de vida. Hay esquinas que no se olvidan. No conozco el viento de los cuatro lados; el que viene por el norte, el sur, el este y el oeste. Solo conozco el viento de una sola dirección. Soy de tierra adentro y quiero que me hables de mar. Y es que hay mucha grieta en la tierra y se emponzoñan las vísceras y se agrietan los sentimientos. Cuando falta el agua, todo se viene abajo. Por eso quiero que me hables del mar. La sequía agrieta la vida; el pensamiento, la actividad. La sequía, como el polvo, se mete en las entretelas del alma y la untan de un olor espeso
Háblame de su infinitud, de su tragedia, de su luz y de su vida. Quiero que me hables de sus misterios, del susurro de sus olas, de los enigmas que hay en sus adentros. Tengo ganas de oler el mar, de sentir su fuerza, de ver su bravura que soliviantan mi vida. Tengo ganas de perderme en su horizonte, de beber a tragos su salubridad. Quiero un mar sin pudor en donde se confunda mi piel con su piel; en donde beba la vida a tragantadas. Quiero que me enseñes el mar que contemplas cuando te pierdes en aquella roca, en aquella casita prestada, descifrando en el horizonte la línea que separa cielo tu tierra. Es tan sutil. Es una línea de sombra. Tengo celos de la roca que te sirve de balconada al mar, esa roca en donde recibes todos los vientos y se meten en tu alma y te dicen a dónde ha de ir tu corazón; qué debes dejar, qué debes amar, qué debes da abandonar. Quiero ver el mar., sentir la caricia de su viento libre, suelto, abeto, sin tapujos.
Muéstrame el mar con sus fauces, con su vida interna, con sus tesoros y sus corrientes internas; con sus colores y sus latidos. Un mar que es tumba, útero y fuente; un mar que es silencio y ruido. Un mar que es muerte y vida. Quiero ver el mar que hay en ti, el mar que hay en tus adentros., ¡Soy de tierra adentro y quiero ver las entrañas de tu fuerza, la que devora, engulle, absorbe. Quiero sentir por todos los lados de mi cuerpo tu vida como una ola que se estrella contra mi pecho y le da el aire que le falta, el ímpetu de tu vida.
El mar trae susurros de vidas que allí quedaron encalladas como viejos navíos de piratas. Trae los mensajes de vidas perdidas en suspiros; de esperanzas que nunca llegaron a puerto. En esa roca, en esa pequeña casa que da al mar, quedaron los recursos, los proyectos, los recuerdos. El invierno no es bueno para el mar porque arrasa vidas y almas. El mar te enseñó a ser prudente, a ser precavido. Te enseño el miedo y te enseño cómo hay amores que abruman, pero no matan. El mar impone... Hay que tenerle respeto. Pero el mar quita las grietas de la sequía, elimina el polvo de árido caminar. Hoy el mar se adentra en la tierra y trae un mensaje, en una botella, en un papel pequeño que dice:
“Necesito el mar porque me enseña su música, su caricia y su libertad. Tiene aire, arena y luz. Busco su poder y su tristeza. Hay veces que me abruma; que es difícil, que me vuelve sórdido, pero siempre me abre horizontes, porque el mar siempre está”
El mar se adentra en los golfos y las aguas se aquietan y salen en las rocas con bravura, pero otras veces, se aquietan en la serenidad de una tarde…

Háblame del mar…amigo. El mar está ahí. No se va….Una vez me hablaste del mar y mi alma se estremeció. Vuelve a hablarme del mar. Y el agua entrará en las grietas de la sequía que dejó tu ausencia. Cuando la falta la brisa…es que falta la vida. Cuando falta el mar, es que se va despidiendo el amor.
Y hay veces que uno se conforma con mirar el mar solo unos instantes…y de esos instantes se alimenta para gozar en la dura sequía de le estepa. Háblame del mar unos instantes. Háblame de su música callada, de su tragedia, pero también de su belleza infinita: Aunque sea la última vez que me hables de la fuerza de sus olas.