Páginas vistas en total

viernes, 27 de enero de 2012

NO ME LO CREÍA, PERO ERA REAL. ¡¡¡ QUÉ RACISTAS SOMOS !!!


Jueves, 7 de la tarde. Tomo un taxi que atraviesa la calle Bravo Murillo, en Madrid. Las aceras llenas de gente y muchos ciudadanos de paises latinoamericanos. El taxista me interrumpe de pronto y sin mediar palabra, dice: “ esta gentuza va a tener que irse a su casa. Aquí no cabemos todos”. Me callo. Prefiero oir, tantear sus opiniones. Nauseabundas. Me da grima repetirlas aquí de lo fuertes que eran. Con el rostro desencajado. empezó a lanzar imporperios contra ellos. Nunca había visto a alguien más agresivo con los inmigrantes. Me extrañó su edad (unos 35 o 40 años) . Y siguió sin venir a cuento metiéndose con los mendigos, con los ciudadanos del Este, a los que llamó delincuentes y con todo lo que se movía y que no le gustara. Probablemente él o sus padres llegaran a alguno de los pisos de Vallecas en aquellos años de la inmigración de la periferia a esta ciudad, Madrid, de la que dijo Umbral que habia sido construida “ “ entre Carlos III, Sabatini y un albañil de Jaén, que era el que se lo curraba." Ya no pude más. Le dije que parara; que había llegado a mi destino, que se acababa la carrera; que tenía que hacer algo en Cuatro Caminos. No quería seguir oyéndolo. Al bajarme estaba alucinado. Se me calló algo del bolsillo, unos papeles importantes. Un joven con pinta de ser de algún país latinoamericano me lllamó la atención, cruzó la calle y me dio los papeles que se me había caído. Dentro iban diez euros. Perder esos papeles me hubiera resultado un problema. Se lo agradecí, le pregunt´si sabía dónde había una comisaría cercana. Me dieron ganas de denunciar al taxista cuyo número de licencia llevaba en el recibo...Me lo pensé y me fui a casa...caminando, paseando despacio en medio del frío madrileño que me despejó la cabeza. Y pensé muchas cosas y me acordé de esa novvela “ La Cena” . Herman Koch ( Salamandra) , y de la noche de los cristales en Berlin y de otros tantos progromos en una sociedad en crisis. De pronto encuentro una marcha de bicicletas cortando el tráfico, la de siempre, la cansina protesta de los ecologistas o ecologeros que en nada molestan a la alcaldesa y joden bien a los viandantes. Qué pena entre unos y otros....

No hay comentarios:

Publicar un comentario