Páginas vistas en total

jueves, 19 de julio de 2012

EL SENADO, UNA INSTITUCION OBSOLETA. Otro recorte ante la crisis

Temían los Grandes de España, los absentistas de la Nobleza con tierras en baldío, los Virreyes de Ultramar (los pocos que quedaban) , las altas mitras y báculos retorcidos de la Iglesia y esa aristocracia que compraba títulos como quien hoy compra pisos en Torrenueva; digo que temían que les arrancaran  los privilegios, y prebendas cuando no la cabeza, como lavecina Francia. Aceptaron el constitucionalismo de Cádiz y hasta lo fraguaron con engañifas y bajo presión, aún a regañadientes, con empellones de pronunciamientos militares y se quedaron sin lugar en las Cortes, sin excusas para estar en La Corte, sin mano que meter en los asuntos de la política. No estaban felices los nobles y sus cuadrillas con tanto olvido y ninguneo. María Cristina, temerosa y beata, gobernaba en la minoría de edad de Isabel II y quiso darle a los nobles un capricho, y a sus hijos un lugar, y a los obispos y arzobispos un recreo para sus largas ausencias. Y creó la Cámara Alta, el Senado para que tuvieran asiento muchos de los holgazanes del Reino. Y a verlas venir, los sucesivos gobiernos, liberales o conservadores; ya fueran de Maura o Canalejas, de Cánovas o Sagasta, les ponían freno hasta que llegó la II República y con 150 votos contra cien, despareció esta Cámara Alta e inútil.

Hoy, la Constitución de 1978, que tantas reformas va necesitando y que ya habría que acometer para meter una buena baza, consagra el Senado, que se ha convertido en jubilación dorada, paga de servicios prestados, representación del aire porque hoy las provincias de Javier de Burgos no son más que aire; autonomias endebles, caprichos del Rey y representaciones que a poco conducen.
 
Hay aquí una nueva medida para recortar gastos en este país que antes de que acabe el año, el mismo que recuerda los dos siglos de constitucionalismo de Cadiz será intervenido, no ya por los franceses que asediaban la Isla de Leon, sino por una Europa que hace tiempo, en Mastrich, escribió su hoja de ruta y camina veloz y voraz a su cumplimiento......

No hay comentarios:

Publicar un comentario