Páginas vistas en total

domingo, 22 de julio de 2012

El fantasma de Fugger,el banquero de Carlos I. Comparecencias en el Parlamento de los Banqueros de la democracia


Los banqueros arruinaron la España Imperial de Felipe II, monarca taciturno, enclaustrado entre rezos en el mastodóntico Escorial, absurda construcción en tiempos de hambruna. Y lo hacía cuando ya no le quedaba más camino que encomendarse a Dios, después de haber dejado las arcas vacías y una España empobrecida. En “Terra Nostra”, Carlos Fuentes entra en el alma de este personaje peculiar y bucea en sus ambiciones. El rastro de miseria y pobreza podemos verlo en la rica novela picaresca española. ¡Qué bien describió Cervantes su túmulo vacío ¡
Pero no era él solo el responsable. Su padre, el Emperador Carlos I subió al trono tras un juego de intereses trabado por el banquero Jacobo Fugger. El Emperador Maximiliano murió en enero de 1519 y le dejó a su nieto y heredero Carlos las tierras de los Habsburgo, la zona de Borgoña, una disputada opción de sucesión a la corona de emperador y una montaña de deudas con Fugger. Para asegurar políticamente a largo plazo sus inversiones, Fugger ayudó al pretendiente a la corona en su elección como emperador. De esta forma, el nuevo emperador, en cuyo reino “nunca se ponía el sol”, quedaba profundamente en deuda con los Fugger. Las primeras exigencias no se hicieron esperar mucho. En la Worms,  el Emperador saldó una considerable parte de su deuda mediante la asignación de las minas españolas de cobre, sal y oro. Dos años más tarde, en Nuremberg, en 1523 discutía las limitaciones de los comerciantes, Jakob Fugger le recordó a su emperador su ayuda en la elección diciéndole: 

“ Es bien sabido, y puedo hacerlo patente, que V. M. I. no hubiera obtenido sin mi ayuda la Corona del Imperio, lo que puedo probar por medio de los manuscritos de los comisarios de V. M. I., y que no he hecho esto en ventaja mía lo demuestra que de favorecer a Francia en perjuicio de la Casa de Austria, hubiera adquirido grandes bienes y riquezas que se me habían ofrecido. Los perjuicios que habrían resultado de ello para la Casa de Austria quedan bien patentes para la alta inteligencia de V. M. I.
A su muerte la compañía y su patrimonio pasaron a sus sobrinos  Anton Fugger consiguió doblar el capital en 1546, pero bajo su dirección ya empezó el declive de los Fugger. A su muerte en 1560 su patrimonio era de más de cinco millones de florines, y consistía casi exclusivamente en deudas a pagar por Felipe II que en 1557 declaró la bancarrota de España, con lo que consiguió deshacerse de parte de la deuda que tenía con los Fugger.

Es solo un recuerdo histórico en este domingo veraniego, vísperas de una semana por la que veremos desfilar en el congreso a banqueros afamados de esta España nuestra a la deriva. Es la hora de los banqueros. Esta semana entrarán al Parlamento. Sus nombres son conocidos: José Manuel Campa, ex secretario de Estado de Economia, Miguel Angel Fernandez Ordoñez, ex gobernador del Banco de España  y también ex Secretario de Estado de Economia, Rodrigo Rato, hombre fuerte de Aznar, presidente del Fondo Monetario Internacioanl y presidente de Bankia, Julio Fernández, vicepresidente de Caixa Galicia, Elena Salgado, ex Ministra de Economia y Hacienda y Narcis Serra, ex presidente de Caixa Catalunya. Hombres y mujeres que han tejido la tela en los gobiernos de Azar y Zapatero. El presidente Rajoy lo tiene complicado. Si sienta en el banquillo a Rato, también tendrá que sentar a Zapatero. Aznar tiembla. Rajoy ha de pagar las deudas de sus antecesores. Con la Banca no se juega. A este país le toca pagar. Les han jodido, y bien las vacaciones. No se irán de rositas. Han presionado a los ciudadanos, los han embaucado con promesas de paraísos fiscales, han dado de lado a la ética más elemental, han arruinado a pequeñas empresas, han desahuciado a quienes nada tenían y han tejido una red de cómplices y testaferros que en estos días tiemblan con tan solo pensar que sus nombres puedan aparecer. 

Y mientras tanto, desde el corazón del imperio europeo, en el Bundesbank, piden, exigen y mandan una carta parecida a la que Fugger envió al Emperador. Es la hora de los banqueros metidos a políticos y de los políticos metidos a banqueros. Mientras tanto a este país no le queda más que el pataleo, la emigración o esa indignación que se cuela ya por las costuras de una España cabreada, engañada y harta de su clase política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario