Páginas vistas en total

sábado, 3 de agosto de 2013

Peripecias y anécdotas del templo parroquial de FUERTE DEL REY



Os voy a contar algo que quizás remueva a algunos de sus asientos. Pero como Cronista Oficial me veo en la obligación de ir haciéndolo, cuando el tiempo me lo vaya permitiendo. En estos días de vacaciones, sintiendo de cerca al pueblo, os iré contando cosas de  su historia, no solo pasada, sino también reciente.

La Iglesia de Fuerte del Rey, dedicada a Santa María en lo finales del siglo XV, hunde sus raíces en una pequeña ermita construida en el interior del viejo recinto amurallado, a los pies de la fuente que abastecía de agua al pueblo ( más tarde se conoció como “El Pilarillo” y ha sido la causa de su humedad pues nunca se controlaron las aguas subterráneas que se metían por sus paredes) . Era una ermita dependiente del Arciprestazgo de Jaén y más tarde de Mancha real, de Andújar y hasta de Torredonjimeno. Ahora creo que de Arjona. Una barbaridad, pero bueno hay cosas que se hacen por hacerlas sin tener ni idea…..Y eso pasó en el Obispado hace unos quince años cuando ni escucharon los consejos.  De Jaén dependió hasta bien entrado el siglo XVIII, cuando pasó a llamarse Parroquia de Santa María, servida por varios sacerdotes. Uno de sus párrocos, Martin de Ascagorta, en el siglo XVII, llego a ser Arzobispo de Granada e importante impulsor de la Universidad. Ahí nació Juan Manuel de Bonilla, el fundador del concepto de las Cajas de Ahorro, junto al Deán Mazas

Era una ermita pequeña que fue ensanchada a finales del siglo XVIII, siendo obispo Fray Benito Marín que dejó su impronta en el escudo del arco de la entrada. Fue entonces cuando ya aparece en varios documentos el nombre de La Natividad.  Era una Iglesia hosca, sin factura arquitectónica importante, pero acogedora. Hasta el punto que el Abate Ponz, en su viaje en esos años habla mal del pueblo y de su iglesia, pero a este fraile debía dolerle el estomago porque habla mal de todo lo que ve en la provincia…..De Andújar, por ejemplo, habla pestes…y de la Iglesia de Santa María, cuando es de lo mejor que tenemos, también. Ni se fija en el Greco que hay y de la impronta de Vandelvira. Así paso por aquí. No le hagamos caso. Debía de ser una iglesia sencilla y digna, sin grandes obras de arte. Había una imagen de un Cristo Crucificado, con una melena bastante sucia y aspecto tétrico y al que los vecinos le tenían mucha devoción. Este Cristo centraba la atención de los niños. En una visita pastoral el Obispo obliga al párroco al retirarlo a la sacristía para que la gente no lo vea pues llega a decir que es tan feo que amedranta al vecindario, especialmente a los niños. ¡!!! Así debía de ser la escultura ¡!!!

A comienzos del siglo XIX la Iglesia crece por la parte del coro y se hace mas grande. Otro día os digo cómo era la Iglesia en el largo siglo XIX y comienzos del XX y como se vendieron algunas de sus piezas de valor de orfebrería. ….

Y ya hasta los años cincuenta no se amplia….cuando el sacerdote Antonio Ramírez, derriba la casa parroquial y la del sacristán, en la parte que da a la carretera y se hace un nuevo presbiterio. Fue una obra de envergadura que le costo el puesto al párroco por sus enfrentamiento con el entonces alcalde, Don Camilo Arroyo, …alguien de quien un día hablare tranquilamente y sin prejuicio. Merece que un día hablemos de él y de su gestión…Como cronista me veo obligado a hacerlo un . Si me freno es por mi condición, pero lo haré, lo haré, con documentación en la mano y por honradez con la verdad histórica. El sufrimiento de aquel sacerdote para hacer la Iglesia fue increíble, así como las calumnias que recibió. El sacerdote Ramírez con quien trate en los últimos años de su vida es uno de los mas grandes que ha tenido Jaén, pero nunca lo entendieron en un pueblo sujeto a los caprichos de un alcalde , atado a los manejos del entonces gobernador Arche y Hermosa, amigo, confidente y cómplice del sr. Arroyo.. Pero ya os contare despacio algún día sobre el y sobre lo que se cocía detrás de esta familia en esa Fabrica de Harina, hoy rehabilitada escondiendo el horror que ahí se vivió en algunas épocas de la posguerra cuando a gentes por el sencillo hecho de pensar de otra manera se les robó, se les humilló y torturó….por parte de aquellos tribunales que se instalaron tras la victoria, que no la paz.

Volvamos a la Iglesia. La otra obra de envergadura, importante y diría yo que fundamental para que no se derrumbara es la que hizo el sacerdote Juan Viedma Medina, alguien que seriamente creo merece el nombre de una calle en el pueblo. Fue una labor constante. Recuerdo cómo la Iglesia, por el venero de agua que corre en sus aledaños, se venia abajo, pero el, con tesón, logró ponerla como está y asegurarla.

Otros sacerdotes posteriores han arreglado el ornato interno y la han embellecido, pero Viedma Media hizo la gran labor de afianzamiento del edificio.

Siempre he creído que de no ser por esa ultima rehabilitación la Iglesia se habría caído y ya había pensado, en tiempos del alcalde Pedro Pulido una solución en el actual lugar en el que se había construido un Mercado de Abastos que nunca tuvo sentido. Allí hubo quien planteo levantar la nueva Iglesia nueva en caso de que se derrumbara la actual. Gracias  Juan Viedma no se vino abajo. Por eso mi propuesta es que la plazuela que hay detrás del presbiterio se le llama “Plaza párroco Juan Viedma”. Hay pruebas de esto…..y del esfuerzo económico de Viedma, en tiempos difíciles y en un pueblo generoso.

Disculpad si alguien se siente molesto, pero seguiré….

6 comentarios:

  1. Interesante relato que no todo el mundo conocemos, personalmente si sabía que la obra que se hizo gracias a D. Juan Viedma fue para que no se derrumbara. En cuanto a los comentarios que dices sobre la fabrica de harina si creo que seria interesante que la gente pueda conocer todos los hechos allí desarrollados. D. Juan Viedma fue y será siempre una gran persona e integra tanto personal como profesionalmente y la verdad es que se merece que una calle lleve su nombre. Tengo una curiosidad por saber y es si debajo del plebiscito hay algún tipo de sótano o por el contrario es todo relleno por el desnivel que hay. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Es relleno. Cuando en los años treinta se desmonto parte de los lienzos de muralla del viejo castillo mucho material sirvió para allanar la plaza y otras muchas piedras grandes fueron a parar a casas particulares para nuevas edificaciones. Del castillo solo quedo parte en la zona posterior al ayuntamiento. La plaza, por la zona de la iglesia se hizo mas grande,minero no mas solida, por eso, en la zona de la capilla de la virgen del Rosario, donde estaba antes. Ahora no se donde cada capricho la ha puesto, se hizo una importante cámara de aire para evitar la humedad.....seguimos

    ResponderEliminar
  3. Yo estoy de acuerdo con lo de ponerle el nombre de D. Juan Viedma a la plazoleta,gran persona y muy querido por mucha gente de nuetro pueblo.

    ResponderEliminar
  4. gracias Juan ,, que interesante todo lo que cuentas,,

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante, !!! Queremos mas !!!, mi apoyo para poner el nombre de una calle " parroco d. JUAN.....

    ResponderEliminar
  6. Propongo que alguien redacte un escrito ya lo pase a los vecinos para su firma. Hay que aprovechar la presencia de gente antes de las fiestas

    ResponderEliminar