Páginas vistas en total

martes, 17 de julio de 2012

Pese a ser novedad, yo he empezado su relectura....Vale la pena leer a Pérez Azaustre y su aventura de soledad en la urbe

Confieso que soy un empedernido seguidor del novelista cordobés Joaquín Pérez Azaustre. “América” me adentró aún más en la apasionante vida de Scott Filtzerald (Es lectura obligada para quienes deseen conocer al autor de “Suave es la noche”).Y en el “Gran Felton”, el joven escritor cordobés no desaprovecha material y sigue indagando en peripecias literaras, en el mundo de los libros, de los escritores y de lo que los mueve. Y lo hace con un tono más puro que las aventuras de Ruiz Zafón y sus asuntos librescos. Su novela “La suitte de Manolete” la leí en el Comercial de la Glorieta de Bilbao. Y si la leen ya sabrán por qué. Un homenaje al diestro cordobés. 
Y ahora una pausa para la reflexion. Vi el libro el día que saliíó hace unos meses. Estaba junto al de mi admirado Andrés Barba. Me alegró verlos juntos compatiendo novedades, vecindad y casi la misma dimensión de páginas. Lectura rápida, pero les advierto que reflexiva. No hay que buscar en este libro la trama que envuelve al quinceañero que quiere ver como acaba. En este libro que saca Anagrama, el protagonista, Jonás ( resonancias biblicas: la ballena, el océano, los tres dias, el recorrido por la ciudad de Madrid, como hizo Jonas en Ninive)  penetra en el mundo de la soledad que propicia la gran urbe. El protagonista, un nadador. De ahí su titulo ”Los nadadores” porque no hay silencio más absoluto ni soledad más cruda que la que experimenta un nadador en la psicina. Nadie nace solo, a la soledad vas llegando poco a poco. El escritor ha puesto el fonendoscopio en la sociedad y ha descrito un paisaje realmente asombroso en el que muchos de los lectore s podrán identificarse. Una lectura de esta novela es poco. Hay que releerla. Yo la leí viajando en el AVE. Me duról o que el recorrido Barcelona-Madrid. Este verano prometo volver a ella con mis subrayados. Tomaré otro color para seguir subrayando. Ya saben. Atril y lápiz.

1 comentario:

  1. Vaya, llego aquí por casualidad y me encuentro un comentario tan generoso... Muchísimas gracias. Es una alegría que alguien haya leído la novela con tanta atención, que te hayas zambumllido en ella!

    ResponderEliminar