Páginas vistas en total

miércoles, 29 de agosto de 2012

La caricatura de Bolaño nos advierte sobre el mal de la unanimidad

Roberto Bolaño ha sido uno de los escritores que más han atraído la atención de los diseñadores de caricaturas. El género de la caricatura es la versión gráfica de los rasgos, gestos y tics no sólo del rostro sino de toda la persona. La posición reduccionista que define la caricatura como "exagerar" mediante el dibujo las facciones de una cara, yerra de lleno, pues no basta con ampliar, aumentar o sobredimensionar los defectos. Hay que captar, capturar, aprehesar el alma . El caricaturista ha de poseer así, algo de ojo de terapeuta . La caricatura implica un ejercicio intelectual.

Y me gusta esta grase del genio chileno:

"(no me gusta) la unanimidad sacerdotal, clerical, de los comunistas. Siempre he sido de izquierda y no me iba a hacer de derechas porque no me gustaban los clérigos comunistas, entonces me hice trotskista. Lo que pasa que luego, cuando estuve entre los trotskistas, tampoco me gustaba la unanimidad clerical de los trotskistas, y terminé siendo anarquista [...]. Ya en España encontré muchos anarquistas y empecé a dejar de ser anarquista. La unanimidad me jode muchísimo.»

1 comentario:

  1. Bolaño es uno de mis escritores favoritos. "2666" es una de las obras maestras de la literatura contemporánea y una de mis novelas preferidas. Lástima que nos dejase tan pronto.

    ResponderEliminar