Páginas vistas en total

domingo, 15 de abril de 2012

El exilio en la isla de la ficción.


Hay exilios y hay islas para exiliarse. Una cosa es la deportación y otra el exilio. Klaus Mann prefirió el exilio antes que la deportación por parte de los nazis. ¡ Qué bello es “El volcán”, su obra maestra para entender el exilio ¡ . Hay una isla en donde cada vez es más apetecible el exilio: la literatura, la ficción, o la música, ¿ por qué no ¿ En esos territorios d ela ficción el hombre es libre, madura por dentro, abre sus ventanas, se alivia con el aire fresco. Se aleja de la retro alimentación. Hay que hacer el ejercicio saludable de alejarse, de no quedarse en la pitanza de la playa y volar alto, muy alto…Solo en las islas es posible el exilio. Os invito a pensar en ello. Alejados de absurdas cacerías monárquicas, de la suciedad de los políticos que te compran con votos engañosos y satisfacen solo a los que tienen el poder, de la estulticia de muchos eclesiásticos que quieren domeñar a los de adentro porque han perdido poder con los de afuera que no se dejan domeñar; alejados del periodismo en guerra, parte del problema que tenemos, de los banqueros que se quedan con tus ahorros…Una isla…..hay que buscar una isla. En la buena literatura te puedes tumbar plácidamente y contemplar el cielo y el mar infinito.¡ Que se queden ellos con sus anatemas, sus falacias, sus mundos carcelarios y sus aires viciados…!.¡ asco ¡

No hay comentarios:

Publicar un comentario