Páginas vistas en total

martes, 22 de mayo de 2012

LA MALASOMBRA DE MI PELUQUERO O EL EFECTO PSICOLOGICO DE LA CRISIS

Hace unos días fui a cortarme el pelo. Es un lugar céntrIco del Madrid de Argüelles, ese rincón tan delicioso y castizo, como la peluquería de viejo y rancio sabor, con el olor de siempre, el mobiliario en sepia, los barberos ( sí, los barberos, no los peluqueros) con ese talante tan coloquial y familiar, que te preguntan por la familia como si te conocieran de niño, aunque ya también te preguntan sobre lo que lees, sobre tus vacaciones y siempre quieren saber si eres del Real Madrid. Pues fui a cortarme el pelo, como digo. El chico que me atendió estaba serio, cabreado con la vida, tiraba del peine y de las tijeras como si mi cabeza fuera un muñeco, me dejó listo en siete minutos, me espolvoreó, ni me limpó el pelo caido en el pantalón y ni me dijo que habiamos acabado . Todo el tiempo estuve a la defensiva, asustado. Podía cortarme el cuello,. No sonreia, no hablaba, respiraba profundo, echnado en mi cuello el aire de su cabreo, miraba por el espejo como perdonandote la vida. Me extreñé y cuando pagué los diez euros acostumbrados y ya salia por la puerta, le pregunte que le pasaba, si habia hecho yo algo que le molestara, que otras veces habia sido muy amable. Se calló y se dio media vuelta. Me llamaron de la Peluqueria, cuyo nombre omito, cuando me vieron pasar por alli al dia siguiente en busca de mi café vespertino. Me pidieron disculpas, y me dijeron que el chico lo estaba pasando mal, que lo iban a despedir, que tenia problemas familiares y que se iba a ver en la calle por los ajustes economicos, que la hipoteca no podria pagarla, ni la letra d ella moto con la que va a trabajar  y que ahora tenia que pagar una multa de 300 euos por no haberse identificado en una foto de la M 30....! Ralmente impresionante el nivel al que estan llegando las cosas ! No doy crédito a las razones de sus solidarios compañeros. Pagamos las crisis como los golpes de las bolas del billar, como las fichas del dominó. Que culpa tengo yo y mi cabeza y mi tiempo y mi dinero de lo que le pase a ese chico. La dinamica psicologica a la que nos esta llevando la situacion es para salir a la calle bien pertrechos, solitarios, autistas, y dejar que el mundo corra hasta estrellarse. ¡ Que pena de jovenes; o que pena de quienes los etaan llevando a esa situación. Tendré que buscarme otro peluquero que, por lomenos te haga agradable una de esas horas mensales en que te buscas para descansar mientras te quitan un poco pelo......

No hay comentarios:

Publicar un comentario